Back to Top

¿Porqué es importante contar con una identidad e imagen corporativa fuerte?

“La marca no es un mero nombre o un símbolo, o algo que se le pide a alguien y lo entregue a los pocos días; sino que se ha convertido en una herramienta estratégica para el éxito de cualquier Empresa que dese sobresalir en el mercado.” Establezcamos con certeza que la marca nace no como una marca, sino como un producto, y no al contrario. Las cualidades y valores del producto o servicio, determinan el valor de la marca y la diferencian del resto de las marcas en el mercado. Y cuando hablamos de marca, nos referimos a la identidad e imagen corporativa, dos términos diferentes pero no contrapuestos.

” Las cualidades y valores del producto o servicio, determinan el valor de la marca y la diferencian del resto de las marcas en el mercado. “

La gestión de la marca es un trabajo en equipo, en el cual participa el responsable del marketing, el equipo de diseño, el comunicólogo y demás participantes. Dentro de este equipo sobresale el gestor de la marca o “director de comunicación”, como quiera llamársele, el rol del gestor de la marca es enlazar el interés de la empresa con los de su público y conducir el desarrollo de la imagen de la marca efectuando la integración entre la imagen e identidad corporativa.

En la actualidad ninguna empresa se puede sustentar sin un sistema de marca. Con el inicio y desarrollo del consumismo a lo largo del siglo XX, la competitividad entre empresas es feroz, la oferta es enorme y el número de empresas que ofrecen sus productos y servicios se han diversificado y crecido a grandes proporciones, sumando a esto, que la capacidad adquisitiva del consumidor no ha crecido a la par del crecimiento de la oferta.

Todas estas variantes han incidido en la trasformación del perfil del consumidor, un nuevo consumidor más crítico, inteligente, selectivo y activo. El nuevo consumidor quiere que le escuchen, quiere ser tomado en cuenta. Obligando a que la vieja estrategia de mercadotecnia masiva (acentuada en las décadas de los 70 y 80) esté en decadencia y necesitada de recrearse en un nuevo término el: micromarketing.

” El nuevo consumidor quiere que le escuchen, quiere ser tomado en cuenta. “

Todos estos movimientos, han incidido fuertemente en el mundo de la marca, crear una nueva marca es cada vez más difícil; en consecuencia, la disciplina del naming ya se ha consolidado en un estatuto profesional.